MAMOGRAFÍA

  • XEROMAMOGRAFIAO MAMOGRAFÍA (bilateral)

Estudio para evaluar las diferentes patologías de los senos, a través de imágenes detalladas del tejido glandular mamario y especialmente para prevenir el cáncer.

 

 

Cómo realizar el autoexamen de seno


El autoexamen evalúa cómo se sienten y cómo se ven tus senos. Para realizarlo sigue los pasos indicados a continuación:
Párate frente a un espejo con los brazos relajados a los lados. Observa detenidamente tus mamas. ¿Notas algún cambio en la apariencia de los pezones? ¿Alguna anomalía en la piel?
Observa cómo cambia la apariencia de tus mamas al alzar los brazos por encima de la cabeza, o colocarlos en las caderas mientras te inclinas hacia adelante.

Una vez hayas evaluado el aspecto de tus senos, acuéstate boca arriba para evaluar cómo se sienten. Coloca una almohada o toalla debajo de tu hombro al tiempo que acomodas ese brazo detrás de la cabeza. Usa la mano contraria para palpar tu mama haciendo movimientos circulares con las yemas de los tres dedos medios. Desplaza tu mano, sin levantarla, hacia arriba y abajo desde la parte externa de la mama, hacia la parte media del pecho. Asegurándote de cubrir toda la superficie, desde la clavícula hasta la parte inferior de la caja torácica. Haz un primer recorrido ejerciendo una presión leve, aumenta a presión media para hacer un segundo recorrido y termina con uno en el que ejerzas una presión más firme. Los distintos niveles de presión te permitirán evaluar las múltiples capas del tejido mamario.
Una vez hayas palpado tus mamas, usa los dedos índice y pulgar para comprimir suavemente el pezón y observa si hay alguna secreción.
Examina tus axilas para comprobar la presencia de protuberancias en ellas